Cuando la residencia no es la mejor solución0

FOTO-RESIDÈNCIALos sentimientos que comporta a menudo llevar a nuestros ancianos a la residencia, producen un efecto diferente del que esperábamos. En lugar de sentirnos mejor i más libres, nos oprime por una sensación de culpa de haber dejado de lado, en cierto modo, a una persona querida.

No es siempre el mejor camino llevar a la residencia a la gente mayor que necesita atención. Muchas veces la persona no quiere ir, y el hecho de hacerlo contra su voluntad puede generarle no solo malestar a ella, sino también malestar en los familiares.

Por eso, hay servicios que quieren ser útiles para aquellas personas que sencillamente necesitan que se les eche una mano a la hora de cuidar a sus padres o abuelos. Y de esta forma podrán seguir a su lado más tiempo, sin tener que llevar todo el peso y la responsabilidad que requiere, pudiendo compaginarlo con el trabajo u otras actividades.

Leave a Comment